¿QUÉ ES ESO DEL CORE? By Sofía León

core

«¿Qué es eso del core?”, se pregunta Fulanita en mitad de la sesión deportiva. Su monitor les acaba de decir que el ejercicio que están realizando es muy bueno para fortalecer “el core”, así, sin más explicación, y la pobre no tiene ni idea de a qué se refiere. ¿Qué es el core? Menganito tampoco lo sabe, pero ninguno interrumpe al instructor para preguntarle.

Estas dos personas son ejemplo de tantos asiduos del gimnasio que lo ejercitan sin saber qué es ni para qué sirve, o peor aún, que lo obvian por completo en sus entrenamientos. Error.  Es fundamental que entendamos aquello que estamos trabajando. Un entrenamiento consciente es más efectivo que aquel realizado por inercia. Por lo tanto, Fulanitos y Menganitos de la vida… ¡comprendan lo mucho que un core en forma puede ayudarles en sus sesiones deportivas y, sobre todo, en sus rutinas de vida!

¿Qué es el core? Desde luego, no es ni un tipo de música heavy ni la concursante de ningún reality televisivo. El core es algo que interviene en cada movimiento que realizamos, desde levantarnos de una silla hasta correr una maratón. Se trata de una herramienta corporal brutal que lamentablemente solemos ignorar.

La palabra core viene del inglés y significa núcleo, así que comprende el centro del cuerpo, la región que rodea la zona lumbopélvica. Los principales músculos que lo componen son el recto del abdomen, los oblicuos, el transverso, el diafragma, el multífido, el cuadrado lumbar, el suelo pélvico y los erectores de la columna. Algunos técnicos también incluyen los glúteos. Este compendio de músculos funciona como un corsé, instalado de serie en nuestro cuerpo para sostener el tronco y las vísceras. Gracias a él mantenemos el torso erguido y la columna vertebral estable. De ahí la importancia de integrarlo en el entrenamiento. Fortalecerlo mejora el rendimiento de nuestro cuerpo:

  • Evita lesiones: un core estable nos aporta la fuerza necesaria para llevar a cabo nuestra actividad diaria sin sobrecargas musculares, sobre todo de la zona lumbar, muy propensa a lesiones.
  • Alivia lesiones existentes: si por desgracia ya estamos lesionados, el entrenamiento del core nos ayuda a aliviar las molestias, fortaleciendo la musculatura que rodea dicha lesión.
  • Mejora la postura: nos ayuda a mantener la pelvis neutra y la espalda erguida, evitando las deformaciones que conlleva permanecer muchas horas de pie o sentado (conduciendo, frente al ordenador…).
  • Potencia el equilibrio: un core fuerte nos aporta la estabilidad necesaria para realizar movimientos precisos y seguros.
  • Potencia la fuerza: nos ayuda a transferir las fuerzas del tronco a las extremidades y viceversa, mejorando la  capacidad de nuestras acciones.
  • Mejora la eficacia y el rendimiento: si mejora el equilibrio, la fuerza y la estabilidad de nuestro cuerpo, obviamente nuestros movimientos serán más eficaces y beneficiosos, tanto en la práctica deportiva como en nuestra rutina diaria.

Da igual el deporte que se practique, un core en forma favorece cualquier disciplina:

  • El Método Pilates considera al core un principio básico fundamental: el Centro, la “Powerhouse” o “Mansión del poder”. Por eso, todo en Pilates gira en torno a él.
  • El Entrenamiento en suspensión también lo emplea al tratarse de un tipo de ejercicios que utilizan el propio peso corporal.
  • Controlar el core permite a los runners mantener la estabilidad en cada zancada, ser más preciso y más rápido.
  • El cinturón no será necesario para los levantadores de peso que tengan un core fuerte y estable.
  • En natación facilita la estabilidad del cuerpo en el agua y una buena coordinación de brazos y piernas.
  • Un core estable y fuerte proporciona a los ciclistas la técnica y el posicionamiento del cuerpo correctos para mantener la velocidad y la potencia de pedaleo requeridos durante largos periodos de tiempo.

Concluyendo, queridos Fulanitos y Menganitas, entrenen su core y conviertan sus entrenamientos en sesiones seguras y eficaces. Y, por cierto, si les surgen dudas, no se queden con las ganas y pregunten a su profesor al terminar la clase.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *