Los 6 principios de los movimientos del Pilates

  • por

Elena Núñez, especialista en Pilates

  1. Concentración: fundamental para conectar el cuerpo y la mente, concentrarse en el área de cuerpo que se está trabajando y poner atención en sentir la actividad que se está desarrollando. Logrando así movimientos de calidad.
  2. Control: este método se articula en torno al control muscular, esto es sin movimientos bruscos, causales o irregulares, con el objetivo de evitar lesiones. Asímismo, el control mental es básico ya que el método considera a la mente indivisible del cuerpo. este método combina flexibilidad y fuerza con control, si cuerpo y mente trabajan unidos, los movimientos resultan más efectivos. Todo movimiento se inicia desde el núcleo.
  3. Precisión: en la ejecución de los movimientos clave y deriva del control exigido para realizarlos. Cada movimiento tiene un propósito y es vital para la ejecución correcta del ejercicio, por lo que es importante concentrarse e interiorizar. Este principio esta facilitado por la fluidez del programa. Calidad frente a cantidad.
  4. Fluidez de movimiento: durante la práctica es fundamental realizar los ejercicios con un tempo adecuado, ni muy rápido ni muy lento, sino de forma fluida. En este método no existen movimientos aislados o estáticos, sino que se sigue el fluir natural del cuerpo. Es decir, como en una coreografía, debemos aprender a anticiparnos al movimiento siguiente y desarrollarlo fluidamente con ahorro de energía.
  5. Respiración: clave en este método y forma parte integral de cada ejercicio, siendo siempre coordinada con el movimiento. Una de las finalidades de este método es lograr limpiar el torrente sanguíneo a través de la oxigenación y aumentar la eficacia de asimilación del oxigeno y de la capacidad respiratoria. Para lo que es esencial respirar de forma adecuada y llevar un ritmo durante la práctica, para expulsar el aire viciado del organismo y reabastecerlo de aire fresco logrando revitalizar todo el sistema. Además, ayudamos a controlar los movimientos y facilita la estabilización y la movilización de la cv y extremidades. La respiración desarrolla la resistencia y la energía, favoreciendo la relajación.
  6. Centralización: el método se desarrollo en torno a la idea de centro de energía o casa del poder, donde se condensa toda la energía necesaria para la realización de los ejercicios, es el centro neurálgico de todos los movimientos y desde allí fluir hacia las extremidades coordinando los movimientos a la par que fortaleciendo y protegiendo la cv. Por ello los ejercicios de Pilates se inician en la fuerza motriz de los músculos que forman el centro o power house, estos son; abdominales, lumbares caderas y glúteo. Es lo que llamamos faja muscular, que cuando se activa funciona como un cinturón, elevando los músculos y alargando la columna, estos músculos siempre deberán estar “dentro y arriba”.

 

Elena Núñez-CachoElena Nuñez Cacho

Prescripción al Ejercicio Físico y E.P, Nuevas Tendencias.
Especialista  en Pilates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *