EJERCICIO CARDIOVASCULAR: ¿ANTES O DESPUÉS DE LAS PESAS? By Elías Fernández Martín

En el mundo del fitness surgen este tipo de preguntas, que en muchas ocasiones, vienen inducidas por falsos mitos y creencia popular, no obstante sí que existen algunos motivos por los cuales se puede decidir realizar una u otra actividad en primer lugar.

En concreto aquí resaltamos el beneficio de realizar actividad cardiovascular de moderada a baja intensidad tras la realización de una actividad de media y alta intensidad con su correspondiente producto de desecho generado en forma de ácido láctico.

Tanto en un entrenamiento de fuerza como en un entrenamiento de tipo cardiovascular en el que la intensidad programada suponga un reto para el ejecutante, y que debido a ello, el organismo se sitúe dentro de una fase anaeróbica, es interesante el realizar una actividad cardiovascular posterior de baja intensidad.

Existen distintas formas de obtención de energía, y en particular una de ellas nos habla de la capacidad que tiene el cuerpo de obtener energía a través del producto de desecho generado mediante el metabolismo anaeróbico, es decir, aprovechando el ácido láctico.

Este lactato se va acumulando primero en el músculo, para pasar posteriormente al torrente sanguíneo y desde allí al hígado, siendo transformado, en el llamado Ciclo de CORI, en el Glucógeno, del que se podrá obtener de nuevo Glucosa y desde ahí iniciar las sucesivas degradaciones de las cuales obtendremos de nuevo energía. Este ciclo o proceso de reciclaje interno tardará al menos 15 minutos.

Por lo tanto, cuando un atleta después de un entrenamiento o una competición, que se ha implicado un esfuerzo importante, realiza una carrera muy suave durante un tiempo superior a 15 minutos, está buscando que los residuos propios del metabolismo anaeróbico láctico, no se queden en el músculo, sino que por el ciclo de CORI, pasen al torrente sanguíneo y desde allí a resintetizarse dejando más altas las reservas energéticas para un posterior entrenamiento o competición.

Queda patente por esta circunstancia que el realizar ejercicio cardiovascular de baja intensidad tras una sesión intensa de entrenamiento va a aportar un beneficio posterior al ejecutante.

CORI

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *